• Hipercolesterolemia e hipertrigliceridemia
  • Diabetes tipo I y tipo II
  • Problemas circulatorios
  • Problemas digestivos (diarrea, estreñimiento, colon irritable, …)
  • Alergias e intolerancias alimentarias (enfermedad celíaca, intolerancia a la lactosa, …)
  • Retención de líquidos
  • Problemas hormonales (hipo e hipertiroidismo, síndrome de ovario poliquístico, …)

Para preparar la dieta en cualquiera de estos casos, es preciso disponer de los resultados de la última analítica y, si hay algún problema de salud, un informe médico.