El protocolo que seguimos en caso de sobrepeso u obesidad es un tratamiento de 4 a 6 meses  que incluye el estudio, la entrega de la dieta y 5 o 7 seguimientos.

Basada en el cambio de hábitos:

Se trabaja con un sistema que consiste en modificar aquellos hábitos que nos han llevado al sobrepeso al mismo tiempo que vamos perdiendo peso. Sin duda ésta es la clave. El objetivo que nos vamos a marcar no es sólo bajar de peso sino mantenerlo con los años. En definitiva consiste en ir modificando los hábitos poco a poco para incorporarlos en nuestra forma de vida y de ese modo es más fácil mantener el peso perdido.

Estar a dieta una temporada y luego volver a lo que se hacía anteriormente es un gran error, sobre todo si lo que se busca es bajar peso. Lo idóneo es modificar aquellos hábitos que no sean del todo correctos, adaptarnos poco a poco a esta nueva forma de comer y mantenerlos para siempre. Sólo de esta forma se mantiene el peso perdido y vamos a estar perfectamente alimentados.

Pérdida de peso progresiva y eficaz:

Con este tipo de dietas se pierde peso lentamente, sin embargo lo que más se aprecia es la pérdida de volumen y de tallas porque lo que se pierde es grasa, que es la causante del sobrepeso. Lo idóneo es perder entre 0,5 y 1 kg a la semana, no más, porque intentamos mantener o incluso aumentar la masa muscular y evitar la flacidez. Para conseguir todo esto, la dieta va unida a un plan de ejercicio muy sencillo ajustado a las posibilidades de cada persona.