En los últimos años son cada vez más las personas sanas que piden asesoramiento dietético con el fin de mejorar los hábitos alimentarios, aprender a comer bien en el ámbito familiar y prevenir enfermedades. Y no sólo esto, ya que mujeres embarazadas o en situaciones como la lactancia o la menopausia solicitan también la ayuda de estos profesionales. Y es que la gran mayoría sabemos que hay que comer de todo con moderación, poca cantidad de grasas y una buena presencia de frutas, verduras, cereales y legumbres en la dieta. Pero es cierto que con saber esto no es suficiente.