La infancia es una época clave para que los niños y niñas instauren un patrón de alimentación saludable lejos de prejuicios y aberraciones alimentarias.

  • Se valora el peso y la talla a través de una serie de tablas utilizadas en pediatría en lugar de realizar una bioimpedancia.
  • No se pauta una dieta como tal, sino unas recomendaciones de alimentación sana.
  • Se proponen una serie de objetivos a corto plazo.
  • Se trabaja con una escala de colores que marca el cumplimiento de objetivos.
  • En cada sesión se trabaja la motivación.
  • Es imprescindible la presencia de un adulto en todas las sesiones.